Lo más gracioso de todo esto es que estos tipos con tanta pluma y que supuestamente son como una amiga más de cara a las chicas, luego son los que más triunfan y bajo ese aspecto femenino se esconde un tío muy listo que tiene trazadas muy claras sus estrategias. ¿Sabéis lo que os digo?, que a partir de hoy seré “el más guay” de la peña, me voy a comprar una cinta del pelo, unas mallas de ballet y me voy a pintar las uñas, cuando hay hambre no hay vergüenza que valga jejejeje.
Fuente fotografía: Pikcam.com

humor