Esta es la agridulce historia de Dana, una chica que fue quemada viva por una “amiga” celosa que pensó que había estado tonteando con su exmarido y que dicho sea de paso, estaba bajo la influencia de las drogas. Después de llevar una máscara durante dos años para su recuperación por fin vio la luz y dentro de lo que cabe quedó bastante bien, pero sin duda llevará por dentro el recuerdo de por vida

.